formats

Entrevista a RAFAEL ROLDÁN

 

Rafael Roldán analiza las claves de la felicidad en su libro El Mago Mangarín. Un cuento para ser un poco más feliz, la segunda publicación de la Colección Fundación San Valero de Ediciones Universidad San Jorge
En una sociedad que corre, trabaja, come, respira, mira, absorbe y no se para, ¿tiene cabida la felicidad? Los segundos pasan y los hombres olvidan quiénes son…

 

¿Por qué ha escogido la felicidad como tema principal de su libro?

La felicidad es la principal preocupación de todas las personas. Desde el momento en el que naces y tienes un poco de consciencia de quién eres, empiezas a preguntarte por todo. Creo que lo importante es pensar cuáles son las claves de la felicidad. Estas claves no te las puedes inventar y nadie te las va a decir. Decidí contar cómo vivo yo la felicidad, para intentar que sirviera a otras personas. Fue desde ahí desde donde empecé a sacar pequeños trazos de vida, en los que se pude ver por dónde va la felicidad. Normalmente no está en las grandes cosas.

¿Qué mensaje pretende transmitir con su libro?

Que la vida merece la pena y es apasionante. Todo lo tenemos más cerca de lo que pensamos. Uno puede estar deseando a la pareja de sus sueños y a lo mejor, si lo piensa bien, se da cuenta de que la pareja que tiene es la mejor del mundo. El tema no está en que las condiciones externas sean las mejores, sino en que tú seas capaz de captar el quid de la cuestión para ver todo lo bueno que hay en cada recurso, en cada persona, en cada situación. Creo que es una de las claves básicas de la felicidad.

¿Qué experiencias vitales le han influido a la hora de escribir el libro?

Me ha ayudado mucho fijarme en las personas que, de alguna manera, no han sido felices.  La idea de ser educador me ha hecho intentar canalizar la mayor parte de mi vida para que la gente descubra que merece la pena vivir. Depende de ti, no del entorno. Las personas más influyentes para mí han sido mi familia y mis jóvenes alumnos. Ellos me decían continuamente que “merece la pena vivir”.

¿Qué representan metafóricamente los personajes de su libro?

La consola es el mundo en el que todos jugamos, es el medio en el que nos desenvolvemos. Alex es el personaje que representa la vida. El abuelo es cualquier persona que intenta descubrir en el mundo cuál es el sentido que tienen las cosas. El mago Mangarín es esa  conciencia, ese ángel, esa magia que llevamos todos dentro, pero que muchos no nos atrevemos a descubrir. En el momento en el que conocemos al mago Mangarín se ven claras todas las claves de la felicidad.

La felicidad, a veces, es entendida como los momentos puntuales que alegran la vida de las personas, pero no como un estado anímico continuo. ¿Cree que la felicidad es una utopía?

La felicidad en cierta manera es una utopía porque cuando hemos adquirido parte de felicidad, nos planteamos el reto de ser mucho más felices. En ese sentido sí es una utopía, porque nunca acabas de llegar a conseguirla. La felicidad la entiendo como una forma de concebir la vida. Es un estado vital que hace que, a pesar de todo, merezca la pena vivir.

¿Qué le falta a esta sociedad para ser feliz?

Lo veo muy sencillo. Lo que falta es reconocerse a sí mismo. Vivimos como pensamos o pensamos como vivimos. Lo primero que le falta a la gente es pensar sobre sí mismos. El mundo está preparado para no pensar. Falta mucha reflexión sobre las personas.

LAURA GARCÉS

Home Entrevistas Entrevista a RAFAEL ROLDÁN
credit
© «No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo», Oscar Wilde (1854-1900), dramaturgo y novelista irlandés.